Tips para elegir las mejores frutas y verduras

Tips para elegir las mejores frutas y verduras

Frutas y verduras
Por: Tania Aguilar López/INSK Última actualización: 25-06-2012

Bloque que muestra la firma del editor.

Consuelo Hernández | Editora

Seguramente alguna vez te has preguntado si on igual de nutritivas las frutas y verduras frescas, que las congeladas o enlatadas. Existen muchos mitos en relación a las propiedades nutrimentales de estos alimentos cuando se someten a procesos de conservación. A continuación encontrarás toda la información necesaria para que tomes la mejor decisión si de nutrición se trata.

 

Propiedades de alimentos enlatados

Las frutas y verduras que vienen en latas muchas veces son percibidas como opciones de alimentos llenos de conservadores y con un bajo aporte nutrimental. En realidad, estos alimentos generalmente se recolectan en su madurez máxima y el mismo día que se cosechan son cocinadas y enlatados para poder preservarlos.

 

Lo anterior significa que las frutas y verduras al estar maduras tienen una mayor concentración de nutrimentos que los alimentos que se recogen menos maduros, para que puedan soportar el recorrido hasta los autoservicios y mercados.

 

Por otro lado, las condiciones de cocción de estos alimentos suelen ser mucho más controladas que los procedimientos caseros que utilizamos cuando los cocinamos nosotros mismos. Entre sus pros y contras se encuentran:

  1. Son prácticos y no perecederos.
  2. El aporte de vitaminas y minerales puede ser mayor al de los alimentos frescos.
  3. No contienen conservadores.
  4. Es probable que por el proceso de cocción se disminuya el contenido de vitamina C.
  5. En la mayoría de los casos se les añade azúcar y sal para realzar los sabores, lo que aumenta el aporte de azúcares simples y sodio a la dieta.

Es importante revisar que la lata de las frutas y verduras se encuentre en buenas condiciones, que no contenga abolladuras, golpes y que no esté abombada.

 

 

Frutas y verduras congeladas

El principio de utilizar un ambiente frío para conservar un alimento se basa en que el agua congelada evita el crecimiento y desarrollo de microorganismos, es decir, al no existir el agua esencial para que los microorganismos que descomponen los alimentos se desarrollen, el alimento se mantiene en buenas condiciones mientras se encuentra bajo el estado de congelamiento.

 

Al igual que los productos enlatados, las frutas y las verduras congeladas suelen cosecharse en su madurez máxima. El proceso de congelación de los alimentos se debe llevar a cabo de manera rápida ya que entre más corto sea el tiempo de este procedimiento más pequeños serán los cristales de hielo que se formarán y el alimento conservará mejor su textura y consistencia.

 

En el caso de las verduras, muchas de estas se someten a un proceso de precocción, lo que inactiva a ciertas enzimas responsables de la descomposición de los alimentos y ayuda a conservarlos mejor; sin embargo, con este tratamiento térmico se pueden llegar a perder vitaminas importantes.

 

Una de las consideraciones importantes que debemos cuidar en relación a los alimentos congelados es justamente el descongelamiento de los mismos, ya que al realizarse un descongelamiento inapropiado muchas de las vitaminas contenidas en las frutas y las verduras se podrían perder.

 

Lo más recomendable es, en el caso de las verduras precocidas, descongelarlas mediante vapor o en el microondas, de esta manera se evita que las vitaminas que son solubles en agua se pierdan y en el caso de las frutas, se recomienda pasar el alimento al refrigerador para que ahí mismo se descongele.

 

 

Alimentos frescos

Las frutas y verduras frescas son siempre la mejor opción, sin embargo, debemos tomar en cuenta que los alimentos que normalmente compramos en las tiendas de autoservicio o en el mercado, muchas veces tienen días de haber sido cosechados, en ocasiones se recolectan inmaduros y se congelan para que puedan soportar el trayecto desde la huerta hasta el lugar de su venta.

 

Durante el transporte son sometidos a cambios de temperaturas y a la exposición solar, lo que permite que se pierda cierto contenido de vitamina C y del complejo B. Algunos pros y contras de este tipo de frutas y verduras son:

  1. No contienen conservadores.
  2. No han sido sometidos a tratamientos de conservación.
  3. Se pueden consumir diferentes frutas y verduras a lo largo del año.
  4. Deben comprarse siempre maduras para poder obtener la mayor cantidad de vitaminas que las frutas y verduras nos pueden brindar.
  5. Si se desea cocinarlas, las mejores técnicas son el uso de horno de microondas, el blanqueado o la cocción al vapor.
  6. Cuando hagas sopa de verduras, cremas, o papillas, utiliza el agua donde éstas se cocieron para recuperar algunas de las vitaminas que se disolvieron en el agua durante la cocción.
  7. No te olvides de lavarlas y desinfectarlas antes de consumirlas.

Ahora ya lo sabes, no importa si son enlatadas, congeladas o frescas, aprovecha las ventajas de las distintas presentaciones de estos alimentos para incluirlos en tu alimentación. No olvides que la recomendación es consumir diariamente cinco porciones de frutas y verduras. Y tú, ¿qué tipo de alimentos prefieres?

 

 

 

Síguenos en @Salud180 y Salud180 en Facebook

 

¿Quieres bajar de peso? Regístrate con nosotros y disfruta de la nueva herramienta de Salud180

¿Qué piensas?, Comparte tu opinión